Receta para hacer yogures caseros sin yogurtera

25 de marzo de 2019

Receta yogures caseros sin yogurtera Punto de Lu

¡La receta que comparto hoy me chifla! Tanto que, desde que la descubrí, todas las semanas hago una remesa de yogures caseros. Es muy sencilla, siempre sale bien (o al menos a mí siempre me ha salido) y no hace falta tener yogurtera.

La verdad es que parece magia, porque... ¡No me digáis que el hecho de que la leche se convierta en yogur no es algo mágico! Lo sé, lo sé, tiene su explicación científica, las bacterias del yogur se reproducen y blablabla... ¿Pero es una pasada o no?

Eso sí, esta receta no es mía, sino que se la debo a mi amiga Sheila (gracias por compartir tu sabiduría). Un día me contaba que en su casa toda la vida habían comido yogures de yogurtera, pero que había otras formas de hacerlo y que salía igual de bien. Así que, pensando en lo mucho que me gusta poner en Punto de Lu recetas fáciles y resultonas, le dije que me contara el paso a paso para probar, y probé y, efectivamente, le di un aprobado, es más, ¡le doy un sobresaliente! Y, como compartir es de guapas, aquí está para que también hagáis yogures caseros sin yogurtera. ;)

Pero, cómo se hacen los yogures sin yogurtera, pensaréis. Pues atención al dato: con un termo. Sí, así de sencillo, con un termo como este. Así que, termo en mano, vamos allá con la receta.

Ingredientes:
  • 800 mililitros de leche (preferiblemente entera).
  • 1 yogur natural.
  • Mermelada (opcional).
Yogures caseros sin yogurtera - Ingredientes
* Estas cantidades son para hacer yogures en un termo de 1 litro y os saldrán 8 unidades de 125 ml.

Elaboración:
Lo primero que tenemos que hacer es hervir agua y echarla en el termo, así conseguiremos que coja temperatura y se mantenga templado. 

Mientras, calentamos la leche en un cazo. Este paso es clave, ya que debemos templarla pero que no llegue a hervir porque si esto sucede las bacterias de nuestro yogur se morirán y no nos saldrá la receta. Por otro lado, debe alcanzar temperatura suficiente, así que mi truco es meter el dedo en la leche y comprobar que esté calentita pero que seamos capaces de aguantarlo durante unos 20 segundos.

Yogures caseros sin yogurtera

Bien, una vez tengamos la leche templada, la retiramos del fuego, añadimos el yogur en el propio cazo y removemos. Yo prefiero revolverlo antes de mezclarlo con la leche para evitar que queden grumos, pero ahí dependerá de vuestra técnica.

Yogures caseros sin yogurtera

Vaciamos el agua del termo y echamos nuestra mezcla de yogur y leche. Lo cerramos y lo tapamos con una mantita para ayudarle a mantener el calor, esto no es algo obligatorio, pero a mí me gusta mimar a las bacterias que me voy a zampar ;) 

Yogures caseros sin yogurtera

Lo dejamos reposar durante 24 horas y... ¡Voilá! Como por arte de magia nuestra mezcla se ha convertido en yogur. Ahora nos queda escurrir el suero que ha producido, revolver el yogur, echarlo en vasitos y meterlos en el frigorífico. Como estos vasos no tienen tapa, lo que hago al dejarlos en la nevera es ponerles una bandeja encima, no creo que sea necesario, pero me da la sensación de que se conservan mejor.

Yogures caseros sin yogurtera

Si os gusta tanto el dulce, antes de echar el yogur en los vasitos, podéis añadir un par de cucharadas de mermelada. Esta vez he usado la de melocotón, pero la de fresa o la de arándanos también quedan muy guay ;)

Yogures caseros sin yogurtera

¡Y misterio de los yogures sin yogurtera resuelto! Si los probáis contadme, estaré encantada de ver vuestras opiniones ;)

Yogures caseros sin yogurtera


Firma Punto de Lu

No hay comentarios :

Publicar un comentario